INICIO | ED. FÍSICA | DEPORTES | RECREACIÓN | VIDA EN LA NATURALEZA | JUEGOS | EVENTOS | INVESTIGACIÓN |  RECURSOS | PROYECTOS | LEGISLACIÓN | ENLACES | BIBLIOGRAFÍA | COLABORACIONES | DEINTERÉS.DOC | MISCELÁNEAS | RECONOCIMIENTOS | ENTREVISTAS | ACERCA DE... | EDITOR | CONTACTO

efydep.com.ar

 

SITIOS AMIGOS

Proyecto de Acción Sin Fronteras lanzado en el 2001 con la finalidad servir en forma gratuita.

 

DATOS ÚTILES

Calculá tu BIORRITMO
Reglamentos
Institutos de E.F.
Entretenimientos

Visitas

Estadísticas

Contacto

Edgardo Raymonda

raymonda@efydep.com.ar

efisydeportes@gmail.com



 

¿El cerebro experimenta cambios a los largo de la vida?

Gertrudis Uruchurtu dice que el cerebro humano es capaz de tener más ideas que el número de átomos que hay en el Universo. Cierto o no, el hecho es que este órgano es de una complejidad pasmosa y experimenta muchos cambios a lo largo de la vida.

La idea de que el cerebro se deteriora automáticamente con la edad es errónea, según lo demuestra la ciencia. Por supuesto que lo debemos cuidar, como así también a nuestro cuerpo. Se trata de mantenerlo activo y ágil.

Utilizando técnicas como la RMF (Resonancia Magnética Funcional), los científicos han descubierto que el cerebro es un organismo vivo, flexible, con una sorprendente capacidad de cambio y desarrollo a lo largo de la vida. Se afirma que es plástico, es decir que se puede programar y reprogramar a si mismo casi ilimitadamente. Existen pruebas que demuestran a los científicos, que el cerebro necesita ejercicio, entrenamiento…, para estar en forma.

Las monjas de la comunidad de un lugar de Minnesota (Estados Unidos), llamado Mankato, les interesan desde hace mucho tiempo a investigadores del envejecimiento cerebral, porque estas mujeres, muchas de más de 90 años y unas cuántas centenarias, en su gran mayoría tienen una asombrosa agilidad mental.

MarcellaZachman fue portada de la revista Life porque impartió clases hasta los 97 años, y Mary Esther Boor se jubiló recién a los 99 años. Ambas eran monjas de la comunidad mencionada.

David Snowdon, de la Universidad de Kentucky, investigó por qué entre estas mujeres hay un índice de demencia senil y otras enfermedades mentales muy inferior a la media. Única respuesta: estas monjas hacen todo lo posible por mantener su mente ocupada en lo cotidiano. Resuelven pasatiempos, dan clases, compiten en concursos, escriben sus publicaciones, dirigen seminarios…

Snowdon considera que el estímulo diario revitaliza los conectores del cerebro, que tienden a atrofiarse con la edad, haciendo que se ramifiquen y creen nuevos vínculos.

Estudiosos del cerebro humano han demostrado que la red neuronal del cerebro nunca es la misma, ya que,  dependiendo de nuestra actividad, fortalecemos unas conexiones a la vez que debilitamos otras. Cada experiencia enciende su propio patrón de neuronas, por lo que el mapa cerebral cambia constantemente. Aun cuando estamos sumergidos en un sueño profundo, el cerebro sigue su actividad neuronal. Si estímulos diferentes llegan a nuestro cerebro, innumerables neuronas se activan, y cada una conecta con su propio patrón de neuronas. Nunca repiten patrón, las experiencias difieren, y el cerebro cambia constantemente.

Entonces, hemos de prestar atención, puesto que el buen estado de los circuitos del cerebro depende de lo que hacemos con él: podemos evitar la pérdida de facultades mentales tonificando nuestra materia gris con retos y estímulos de calidad.

El descubrimiento más importante en los últimos tiempos es que el grado en que pongamos a prueba el cerebro y nos ocupemos en aprender es lo que más influye en su funcionamiento.

Debemos aprender distintas formas de agilizar la mente y la memoria; hasta el ejercicio físico y la dieta tienen que ver con este desafío, que ha de ser diario y constante.

El ejercicio físico mejora el aprendizaje sobre todo el aeróbico, promueve la neuroplasticidad y la neurogénesis en el hipocampo, facilitando la memoria de largo plazo y un aprendizaje más eficiente. Además el ejercicio físico mejora el estado de ánimo; por lo tanto es necesario para la gimnasia de nuestro cerebro.

El juego despierta la curiosidad, es placentero y permite descubrir destrezas útiles para desenvolverse en el mundo; no está restringido a ninguna edad, mejora la autoestima, desarrolla la creatividad, aporta bienestar y facilita la socialización motivando el aprender.

Entonces, a animarse con juegos y dinámicas para lograrlo y, seguramente, el sol de lo positivo crecerá en cada uno y en el grupo que así se lo proponga.

Sea cual fuere la edad, este entrenamiento nos hará poner en marcha hacia mejores proyectos, porque nos hemos propuesto obtener el máximo de provecho aumentando nuestro poder cerebral, mejorando la memoria y, por lo tanto, haciendo realidad nuestras aspiraciones.

¿CAMBIOS?

MAXIMIZAR LA MEMORIA.

JUEGOS Y DINÁMICAS INDIVIDUALES Y GRUPALES.

SUSANA GAMBOA DE VITELLESCHI

EDITORIAL BONUM.