INICIO | ED. FÍSICA | DEPORTES | RECREACIÓN | VIDA EN LA NATURALEZA | JUEGOS | EVENTOS | INVESTIGACIÓN |  RECURSOS | PROYECTOS | LEGISLACIÓN | ENLACES | BIBLIOGRAFÍA | COLABORACIONES | DEINTERÉS.DOC | MISCELÁNEAS | RECONOCIMIENTOS | ENTREVISTAS | ACERCA DE... | EDITOR | CONTACTO

efydep.com.ar - Noviembre 2014

SITIOS AMIGOS

Proyecto de Acción Sin Fronteras lanzado en el 2001 con la finalidad servir en forma gratuita.

Redes sociales Educaweb

DATOS ÚTILES

Calculá tu BIORRITMO
Reglamentos
Institutos de E.F.
Entretenimientos

lanAirlines

Visitas

Estadísticas

Contacto

Edgardo Raymonda

raymonda@efydep.com.ar



 

Asamblea en la carpintería   NUEVO  - SueñosLos entrenadores - Yo así no juego más - El Niño que arregló el Mundo - Un humano pequeño, no un objeto autómata - Reglas de oro del juego - Eres el resultado de ti mismo - La alegría de servir - Diez maneras de ver la dirigencia deportiva

 

Asamblea en la carpintería

 

Cuentan que en  la carpintería hubo una extraña asamblea. Fue una reunión de herramientas para arreglar diferencias.

El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenía que renunciar. ¿la causa?  ¡Hacia demasiado ruido! Y además, se pasaba el tiempo golpeando.

El martillo aceptó la culpa, pero pidió también que fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.

Ante el ataque, el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.-

Y la lija estuvo de acuerdo, a condición de que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.-

En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un fino mueble.

Cuando la carpintería quedo nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación.

Fue entonces cuando tomó la palabra el serrucho, y dijo:

“Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabajo con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestro puntos buenos”

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto.

Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

Ocurre lo mismo con los seres humanos. Observen y lo comprobarán. Cuando en una empresa el personal busca a menudo defectos en los demás la situación se vuelve tensa y negativa. En cambio, al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen los mejores logros humanos.-

Es fácil encontrar cualidades, eso es para los espíritus superiores que son capaces de inspirar todos los éxitos humanos.-

 

SUEÑOS

Un día decidí no esperar a las oportunidades sino irlas a buscar yo mismo.

Y así después de tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar...

 

Decidí ver cada problema como una oportunidad para encontrar una solución, cada desierto como una oportunidad para encontrar un oasis, cada día como una oportunidad para ser feliz.

 

Aquel día descubrí que mi único rival, no eran más que mis propias debilidades, y que, en éstas, está la única y mejor forma de superarnos.

 

Aquel día dejé de lado el temor a perder. Descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui. Me dejó de importar quién ganara y quién perdiera.

 

Ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.

 

Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.

Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien “Amigo". Descubrí que el amor es algo más que un simple estado de enamoramiento, "el amor es una filosofía de vida".

 

Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados, y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás.

 

Aquel día decidí cambiar tantas cosas... Aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad. Desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar.

 

                                              Walt Disney

 

LOS ENTRENADORES

 

Se le llama "entrenador". Es un trabajo dificil y no hay un camino claro para tener éxito. No se puede copiar a otro que triunfa, pues parece existir un sutil secreto de personalidad, que hace a una persona ser un líder y triunfar, sin que nadie sepa realmente en que consiste. Los que han tenido éxito y los que no lo han logrado representan a todas las clases - jóvenes y viejos, expertos e inexpertos, duros y blandos, fuertes y débiles, simpáticos y serios, orgullosos y profanos.

Muchos son constantes, unos más que otros, pero solo la dedicación no es suficiente. Todos quieren ganar, y en determinados casos con mayor intensidad, deseo que resulta insuficiente la mayoría de las veces. Incluso el ganar a menudo no es suficiente. Los que pierden casi siempre son despedidos, pero también los que ganan.

 

EL ENTRENADOR está siempre al descubierto y es juzgado casi diariamente durante seis, siete u ocho meses al año por personas que generalmente no están cualificadas para ello. Cada victoria y cada derrota se registra constantemente en diarios y emisoras, y periódicamente hacen balance.

 

EL ENTRENADOR no tiene donde esconderse. No puede limitarse a que el trabajo continúe durante algún tiempo. No puede satisfacer a todos y rara vez su trabajo es bien visto por una mayoría. Generalmente tampoco se encuentra satisfecho de si mismo. Si gana una vez, tiene también la obligación de ganar en la siguiente oportunidad.

 

Preparan victorias, pero sufren derrotas; se les critica desde dentro y desde fuera Descuidan a sus familias; viajan sin cesar, y están solos ante el público, aunque se encuentren acompañados. Su profesión puede que sea la peor: irracionalmente exigente, insegura y llena de constantes presiones.

¿Por qué lo soportan? ¿Por qué lo hacen? .

 

Habiéndoles visto aclamados como genios en ostentosas conferencias de prensa y habiéndoles visto expulsados con frases como <loco> e <incompetente>, me he preguntado acerca de ellos. Habiéndoles visto triunfantes en la victoria y decaídos en la derrota, he simpatizado con ellos.

Habiendo visto a algunos rotos por el trabajo y a otros morir por él, uno se conmueve para admirarles y para tener la esperanza de que un día el mundo aprenderá a comprenderles.

                                                                        Bill LIBBY

 

YO ASÍ NO JUEGO MÁS
Si el juego es una carrera
y sólo gana el que llega,
yo así no juego más.

Si por ganar no me importa
que vos te quedés sin torta,
yo así no juego más.

Si el juego es una pelea
y sólo gana el que pega
yo así no juego más.

Si estás jugando conmigo
y por ganar te lastimo
yo así no juego más.

Yo solo quiero jugar 
porque me gusta encontrar
la risa que se perdió.

Yo solo quiero jugar
porque es la forma mejor
de dejar pasar el sol

¡No me quieran enseñar
cómo se debe jugar
que al juego lo inventé yo!

Canción de la obra homónima,
música de LITTO NEBBIA
letra de MANUEL GONZÁLEZ GIL (argentinos)

 

El Niño que arregló el Mundo

 

 Un científico vivía preocupado con los problemas del mundo y estaba resuelto a encontrar medios para disminuirlos. Pasaba días encerrado en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

 

Cierto día, su hijo de tres años, invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar.

 

El científico, nervioso por la interrupción, intento hacer que el hijo fuera a jugar a otro sitio. Viendo que seria imposible sacarlo de allí, el padre procuro algo para darle al hijo, con el objetivo de distraer su atención.

 

De repente tomo un mapa del mundo que encontro en una revista, y con una tijera recorto el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta adhesiva, lo entrego al hijo diciendo: "¿A ti te gustan los rompecabezas? Entonces voy a darte el mundo para arreglar. Aquí esta el mundo todo roto. Mira si puedes arreglarlo bien. Hazlo todo solo."

 

Calculo que al niño le llevaría días para recomponer el mapa. Algunas horas después, oyó la voz del hijo que le llamaba calmamente: "Padre, padre, ya he hecho todo, conseguí terminarlo todo"

 

Al principio el padre no dio crédito a las palabras del hijo. Seria imposible a su edad haber conseguido recomponer un mapa que jamás había visto. Entonces, el científico levanto los ojos de sus anotaciones, seguro que vería un trabajo digno de un niño.

 

Para su sorpresa, el mapa estaba completo. Todos los pedazos habían sido colocados en sus sitios. ¿Como seria posible? ¿Como había sido capaz? "Tu no sabias como era el mundo hijo mío, ¿Como lo conseguiste?...

 

Padre, yo no sabia como era el mundo pero cuando tu quitaste el papel de la revista para recortar, yo vi que del otro lado había la figura de un hombre. 

 

Cuando tu me diste el mundo para arreglarlo, yo intente pero no lo conseguí. Fue entonces que me acorde del hombre, di vuelta a los recortes y empecé a arreglar el hombre que yo sabia como era.

 

"Cuando conseguí arreglar el hombre, di la vuelta a la hoja y encontré que había arreglado el mundo..."

UN HUMANO PEQUEÑO, NO UN OBJETO AUTÓMATA

Recuerde que su hijo no lo escucha: sólo lo mira...

Educando a nuestros hijos, toda exageración es negativa.

NO LO INFORME: contéstele.

NO LO CUBRA: protéjalo.

NO LO REEMPLACE: ayúdelo.

NO LO IDOLATRE: ámelo.

NO LO LLEVE: acompáñelo.

NO LO AISLE: incorpórelo.

NO LO TAPE: abríguelo.

NO LO ATERRORICE: muéstrele el peligro.

NO LO DESENCANTE: aliéntelo en sus esperanzas.

NO LE EXIJA SER EL MEJOR: pídale que sea bueno y séalo usted también.

NO LE PRODIGUE AMOR: rodéelo de amor.

NO LO HAGA ESTUDIAR: prepárele un clima apto.

NO LE FABRIQUE UN CASTILLO: vivan todos con la mayor naturalidad.

NO LE ENSEÑE A “SER”: sea usted como quiere que él sea.

NO LE DEDIQUE LA VIDA: vivan todos.

REGLAS DE ORO DEL JUEGO

Un buen juego debe:

1-Prescindir de los preparativos largos y complicados.

2-Ser de fácil aprendizaje, pero tener un reglamento fijo y fundamentado.

3-No depender de una mera casualidad o depender de ella generalmente.

4-Entretener a un número no muy reducido de jugadores.

5-Estar en directa relación con la cantidad y el espacio del que se dispone.

6-Prescindir de los jugadores-espectadores

7-Movilizar a todos los jugadores

8-Tener un equilibrio entre la actividad y el descanso

9-Tener variantes y no repetir siempre lo mismo.

10-Exigir a los jugadores una gran habilidad y destreza

11-Poder volverse a jugar con el mismo interés de la primera vez

12-Gustar ante todo a la juventud.

            de Friedrich Ludwig Jahn-

 

ERES EL RESULTADO DE TI MISMO.

 

- No culpes a nadie, nunca te quejes de nadie, porque fundamentalmente  tú haz hecho tu vida.

 

- Acepta la responsabilidad de calificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para empezar corrigiéndote; el triunfo del verdadero hombre, surge de las cenizas del error...

 

- Nunca te quejes del ambiente  o de los que te rodean, hay quienes en tu mismo ambiente pudieron vencer, las circunstancias son buenas o malas según la voluntad y fortaleza de tu corazón, aprende a convertir toda situación difícil en un arma para triunfar.

 

- No te quejes de tu pobreza, de tu salud, de tu suerte, enfrenta con valor  y acepta que de una u otra manera  son el resultado de tus actos  y la prueba que haz de ganar.

 

- No te amargues con tus propios fracasos, ni se los  cargues  a otros, acéptate ahora  o siempre seguirás justificándose como un niño, recuerda que cualquier momento es bueno para comenzar.

 

- Deja ya de engañarte, eres la causa de ti mismo, de tu tristeza, de tu necesidad, de tu dolor de tu fracaso, tu has sido el ignorante, el irresponsable, tu únicamente tú, nadie puede haberlo hecho por ti, la causa de tu presente es tu pasado, como la causa de tu futuro será tu presente.

 

- Aprende de los fuertes, de los audaces, imita a los valientes, a los enérgicos, a los vencedores, quienes no aceptan situaciones difíciles, a quienes  vencieron  a pesar  de todo.

 

- Piensa menos en tu problemas  y más en tu trabajo y tus estudios y tus problemas  sin alimentación se morirán. Aprende a nacer desde el dolor y hacer más grande que  el más  grande de los  obstáculos.

 

- Mírate en el espejo de ti mismo, comienza a ser sincero contigo mismo. reconócete  por tu valor  y por tu voluntad  y no por tu debilidad para justificarte.

 

- Recuerda que dentro de ti hay un DIOS que todo puede hacerlo, conociéndote a ti mismo será libre y fuerte  y dejarás de ser un títere de las circunstancias, porque tú mismo eres tu destino, y nadie puede sustituirte  en la construcción de tu propio destino.

 

- Levántate mira la mañana  y respira la luz del amanecer, tu eres parte de la fuerza  de la vida; despiértate, camina, muévete, lucha, decídete y triunfaras en la vida.

 

DICE GABRIELA MISTRAL

"Toda la naturaleza es un anhelo de servicio.

Sirve la nube. Sirve el viento. Sirve el surco.

Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú.

Donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú.

Se tú el que aparta la piedra del camino,

el odio entre los corazones,

las dificultades del problema.

Hay la alegría de ser sano y de ser justo.

Pero hay sobre todo, la hermosura, la inmensa alegría de SERVIR..."

 

Diez maneras de ver la dirigencia deportiva

 

1)  Cuando un vencedor comete un error dice: “Lo siento, me equivoqué”. El perdedor se excusa y dice:“No fue mi culpa”

2) Un vencedor trabaja duro y siempre tiene tiempo. Un perdedor está siempre ocupado para hacer lo que es  necesario.

3) Un vencedor enfrenta y supera los problemas. Un perdedor da infinitas vueltas y no consigue soluciones.

4) Un vencedor se compromete. Un perdedor solo hace promesas.

5) Un vencedor dice: “Soy bueno, pero me gustaría ser mejor”. Un perdedor dice: “Yo no soy tan malo como tantos otros”.

6) Un vencedor escucha, comprende y responde. Un perdedor solo espera una oportunidad para hablar.

7) Un vencedor respeta a aquellos que son superiores a él y trata de aprender algo de ellos. Un perdedor resiste a aquellos que son superiores a él y trata de encontrar sus defectos.

8) Un vencedor se siente responsable por algo más que solo su trabajo. Un perdedor no colabora y siempre dice: “Yo solo hago mi trabajo”.

9) Un vencedor dice: “Debe haber una forma mejor de hacerlo”. Un perdedor dice: “Esta es la forma que siempre lo hicimos”.

10) Un vencedor comparte este mensaje con los amigos. Un perdedor lo guarda para si mismo porque no tiene tiempo.