INICIO | ED. FÍSICA | DEPORTES | RECREACIÓN | VIDA EN LA NATURALEZA | JUEGOS | EVENTOS | INVESTIGACIÓN |  RECURSOS | PROYECTOS | LEGISLACIÓN | ENLACES | BIBLIOGRAFÍA | COLABORACIONES | DEINTERÉS.DOC | MISCELÁNEAS | RECONOCIMIENTOS | ENTREVISTAS | ACERCA DE... | EDITOR | CONTACTO

efydep.com.ar - Noviembre 2014

SITIOS AMIGOS

Proyecto de Acción Sin Fronteras lanzado en el 2001 con la finalidad servir en forma gratuita.

Redes sociales Educaweb

DATOS ÚTILES

Calculá tu BIORRITMO
Reglamentos
Institutos de E.F.
Entretenimientos

lanAirlines

Visitas

Estadísticas

Contacto

Edgardo Raymonda

raymonda@efydep.com.ar



 

LA INNOVACIÓN EN LA TAREA DE ENSEÑANZA DE LA EDUCACIÓN FÍSICA

POSTULADO (Anónimo)

Mi derecho a no cambiar termina justo ahí donde comienza el derecho de mis alumnos y de la sociedad en ellos ¡Cambiar......! Al mejor profesor que llevo dentro, el cual por definición de “mejor profesor”, “nace cada año....”

 

Sabido es que la práctica pedagógica es susceptible de ser conocida, investigada y por lo tanto transformada colectivamente (tanto institucional como personalmente)

Que es en la teoría donde se encuentran elementos para reflexionar sobre la práctica y que hay que ubicarse en la realidad de poder elaborar alternativas y plantear la tarea pedagógica desde un proceso de  cambio.

Desde mi punto de vista el problema de la renovación y el cambio en la escuela no es solo una cuestión de nuevos diseños curriculares mejor elaborados, científicamente más correctos y técnicamente más eficaces, ni tampoco es reducible a un conjunto fragmentado de experiencias escolares puntuales más abiertas, democráticas y progresistas: aunque ambas cosas tenga indudablemente su importancia.

El problema de la renovación y el cambio educativo tiene que ver en ir consolidando concepciones y prácticas diferentes a la cultura escolar tradicional. Es decir, como introducir en la escuela mayores grados de diversidad, libertad y autonomía que favorezcan una mejor construcción colectiva de conocimiento y de la cultura escolar compatibilizando con una organización inteligente, poseedora, no sólo de flexibilidad de espacios y tiempos sino de propuestas.

 

EN ESTE SENTIDO LA RENOVACIÓN Y EL CAMBIO EN LA ESCUELA CONSTITUIRÁN UN CASO PARTICULAR DE UN PROBLEMA MÁS AMPLIO QUE ES EL “CAMBIO SOCIAL”

Y exigirán por lo tanto una reflexión sobre cuales han de ser, en el momento actual los objetivos y estrategias de aquellas culturas alternativas que mantienen puntos de vista críticos y diferenciados respecto a las formas de pensar y actuar en nuestra sociedad.

 

La escuela posee una cultura tradicional, no es solo consecuencia de su propia capacidad para autoperpetuarse, sino también de la debilidad interna de las propuestas alternativas. Sin embargo existen ya bastante aportaciones, que van adoptando un punto de vista más complejo, formulaciones tales como teoría crítica, investigación acción, perspectivas constructivistas, equipos mixtos de investigación, currículo abierto y flexible, etc. son a pesar de su diferente naturaleza, ejemplos significativos, son intentos de superar cualitativamente ciertos antagonismos simplificadores.

Desde la labor cotidiana escolar, he podido vivenciar tanto desde lo observado en la gestión curricular institucional, como en el desenvolvimiento del docente del área la falta de innovación en el proceso de enseñanza de la educación física.

Ahora bien los cambios que se han venido produciendo en las escuelas tienen unas características: son cambios impuestos que se han llevado a la práctica y que han tenido un carácter acumulativo y han sido cambios promovidos por el Ministerio de Educación.

No desde el saber y el hacer del docente del área.

Diferentes autores han conceptualizado los proceso de cambio en educación, me centré en la innovación educativa definida por González y Escudero que consideran que la innovación viene constituída por un conjunto de ideas y concepciones, estrategias y prácticas, contenidos y direccionalidades del cambio, redefiniciones de funciones de los individuos y recomposiciones organizativas de la escuela.

El desafío de nuestro días consiste en crear las condiciones para que puedan darse en las escuelas procesos de aprendizaje, de innovación y formación diseñados por los propios docentes, de ambientes de aprendizajes que permitan a los profesores aprender y a las escuelas mejorar. Es la imagen de la escuela como una comunidad de aprendizaje donde los profesores investigan, estudian, observan, hablan de su enseñanza, se ayudan unos con otros.

Ni los profesores, ni las escuelas cambian porque así lo decidan las políticas y las leyes.

Fullan (1993) en su libro titulado “Fuerzas del cambio”, viene a plantear algunos principios sobre como funcionan los procesos de cambio en educación, estos principios tienen que ver con:

ü      El cambio es un viaje, no un listado de tareas.

ü      Los problemas son nuestros amigos

ü      La visión y la planificación estratégica llegan con posterioridad

ü      Individualismo y colectivismo deben tener la misma importancia.

ü      Ni centralismo, ni descentralización.

ü      La relación con el contexto es crucial

ü      Cada persona es un agente de cambio.

Los pocos profesores de E.F. pedagógicamente inquietos que se preocupan por romper la loza de plomo de la rutina profesional imperante con sus modestas investigaciones en el patio, suelen verse abocados a la soledad profesional, técnicamente desasistidos y no siempre bien visto por los colegas y superiores, por supuesto desconectados sistemáticamente de los canales de información y la documentación (que quien los tiene, como es sabido, es quien tiene el poder en el mundo de hoy)

Sólo después de habernos acercado con la mayor precisión posible a la realidad (lo que acontece cuando enseñamos), de los procesos implicados en la función educativa, a través del análisis de nuestra práctica cotidiana escolar, sólo después podremos hablar de nuestra intervención técnica-pedagógica con nivel científico, lo demás es rutina trivial o charlatanería.

En el ejercicio de la profesión docente, se ponen efectivamente en funcionamiento mecanismos psíquicos inconscientes, muy vitales de seguridad personal, que actualizan el adagio popular “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer” por lo que todo perfeccionamiento o cambio profesional choca con una actitud inicial de rechazo, por vivencia inconsciente del riesgo.

Somos una democracia, por lo tanto hay libertad absoluta (libertad de cátedra) para que cada profesor trate de mejorar cada año los aspectos de su enseñanza que él crea oportuno, ahora bien, somos una democracia, democracia de “derecho”, por lo que queda terminantemente prohibido no mejorar nada cada año, este...¡es el derecho de patio y el derecho de pupitre de los alumnos!

El mundo en que vivimos, este mundo de la pos-modernidad, que nos han llevado desde el paradigma simplista al de las complejidades, lleno de aspectos desconocidos, donde todos debemos estar en guardia para investigar y resolver problemas. Es un mundo donde necesitamos conceptos y capacidades, necesitamos individuos que indaguen y aprendan cada día más. Capacidad y saber hacer como estrategia principal, líderes que expresen pero que también entiendan lo que valoran, capacitando a otros a hacer lo mismo, trabajo en equipo y propósitos compartidos que acepten tanto el individualismo y el colectivismo como aspectos escenciales del aprendizaje organizativo y la organización que dinámicamente esté conectada con su ambiente. Necesitamos mejorar la calidad de la educación y por ende de la E.F. A mi entender la mejora de la calidad de la educación, sólo es pensable si se da un proceso permanente de profesionalización pedagógica de los profesores.

Este proceso de profesionalización cualitativa puede instrumentarse con especial eficacia, si se institucionaliza un esquema de renovación educativa sistemática anclado en sus tres pivotes básicos:

ü      El perfeccionamiento

ü      La investigación en el aula-patio

ü      El análisis de la práctica.

El aprendizaje en los profesores es un desarrollo a lo largo de toda la vida. Debemos atender a ello.

El aprendizaje de los profesores es un desarrollo a lo largo de toda una trayectoria profesional que como las investigaciones nos han ido mostrando, va cambiando conforme los profesores adquieran mayor madurez, mayor confianza y dominio de su oficio.

La Educación Física Escolar viene haciendo una revisión de ideas sobre su enseñanza pero sabemos que cada institución ha tenido dificultades para su inserción, por su falta de coherencia interna y porque el cuerpo aún no termina de ser aceptado en una educación cognitivista  o peor aún enciclopedista. Hoy en nuestras escuelas se sigue dicotomizando el cuerpo del alumno, ninguna disciplina se hace cargo totalmente de todo el alumno por un lado, ni de todos los fenómenos naturales y sociales por el otro.

Aún hoy, se puede percibir que en las escuelas existe un desconocimiento de los alcances e importancia de la E.F. como área disciplinar y de un saber del cuerpo como sujeto que aprende.

La E.F. viene avanzando en un proceso de construcción de alternativas didácticas del que pueden definirse con claridad, puntos de “partida” y puntos de “llegada”

 

Atendiendo a ello surgen los interrogantes:

 

¿Qué se quiere cambiar?

¿Hacia donde dirigir los cambios?

Las clases de E.F. son consideradas como un ámbito de movimiento permanente en la que algunos alumnos se mueven menos o más limitadamente (los menos hábiles, las alumnas, los que por alguna causa, son discriminados del grupo), en las que no hay posibilidad de “aquietarse” para compartir una reflexión.

Hacia la consideración de la clase como un ámbito de aprendizaje, teniendo claro que para aprender es necesario:

- el movimiento y la quietud

- la acción y la reflexión

- la observación y el registro (escrito, gráfico, etc)

- el análisis, la discusión y el acuerdo con los compañeros.

- la evaluación (propia, de los compañeros, del docente)

Las propuestas que no tienen un sentido explícito para los alumnos

La posibilidad de proponer situaciones de aprendizaje significativas y comprensibles.

Una idea de la clase como ámbito para la aplicación de estímulos para el desarrollo

La comprensión de la clase como una compleja estructura en la que el adecuado planteo de actividades de aprendizaje se convierte simultáneamente en un estímulo para las múltiples capacidades que se ponen en juego.

Una confusa idea de exploración relacionada con un “dejar hacer” de los alumnos

La posibilidad de presentar la exploración y las situaciones problemáticas que organicen la búsqueda de resoluciones de los alumnos, en función de los contenidos que el docente quiere enseñar.

Una idea de que conocer el cuerpo significa reconocer por su nombre y utilización cada una de sus partes, o que el conocimiento del cuerpo es una consecuencia del movimiento.

La sistematización de los contenidos relacionados con el conocimiento del propio cuerpo.

La clase es un ámbito en el que el saber y el poder están exclusivamente en manos del docente

Reconocer que la clase coordinada por el docente es un ámbito en el que los alumnos pueden aprender tanto del docente como de las situaciones que éste propicie para el intercambio de saberes entre pares, y también, que éstos pueden colaborar en la elaboración de las normas que regulan la convivencia de la clase.

Todos los contenidos se enseñan de la misma forma, con el mismo “método”

Encontrar la forma más apropiada de enseñar cada contenido según sus características.

Las actitudes y valores deben aprenderse “porque el maestro y el profesor los explica”

Enseñar a observar y analizar, a fundamentar con razones, en diálogo y en función de valores, las actitudes que cada uno tiene en relación consigo mismo, con los demás, con el medio.

 

La tarea de los profesores de E.F. en cada escuela será la de construir los puentes para transitar este camino, estableciendo en función de estas líneas y las que cada uno pueda ir agregando los criterios de selección de acuerdo con las diversas variaciones institucionales.

En la actualidad poder sostenerse en el camino del enriquecimiento profesional, implica nada más y nada menos que profundizar el compromiso con la tarea cotidiana, con nuestra labor educativa. Tomar conciencia de nuestras actuaciones y de cómo mejorarlas.

Nos dice Fullan (1993) “Los cambios en educación dependen de lo que los docentes hacen y piensan algo tan simple y complejo a la vez”

Las innovaciones, los cambios, todos los cambios educativos los piensan personas y los implantan personas. Personas que poseen su formación, su conocimiento práctico, su biografía, su estilo de aprendizaje.

Personas-docentes dentro de una institución educativa que tiene una historia, un conjunto de experiencias realizadas, de proyectos puntuales llevados a cabo por uno o más docentes, de instancias de trabajo con la comunidad, un estilo de cumplir con la función de enseñar.

Un estilo institucional impreso en aquellas dinámicas que pueden ser facilitadoras o resistentes al cambio.

Por ejemplo, las formas de realizar las prácticas habituales, las características de los alumnos (conocimiento, comportamiento, trabajo), los rasgos característicos de las relaciones interpersonales y grupales, los climas típicos, las formas de plantear los problemas y resolver dificultades.

Por lo que tanto desde las instituciones como desde lo personal existen factores que nos obstaculizan y/o facilitan la innovación en la tarea de enseñanza de la E.F.

INSTITUCIONALES

PERSONALES

Falta de conocimiento profundo de los alcances pedagógicos del área por los directivos y otros docentes

Falta de habilidad para enseñar reflexionando lo suficiente.

Falta de una definida concepción de la E.F. en los directivos y otros docentes

Falta de habilidad para documentarse recopilando material bibliográfico solicitando referentes bibliográficos válidos

Falta de valorización de la E.F. por parte de los directivos y otros docentes

Consultando a sus pares, leyendo, analizando.

Falta de espacios y tiempo reales para la capacitación institucional

Falta de apertura a toda interacción colegiada en torno a la enseñanza

Falta de proyectos innovadores impulsados desde la E.F.

Falta de intercambio pedagógico con sus pares

Lo histórico en el ámbito escolar: el dualismo mente-cuerpo

Falta de una capacitación permanente

Falta de espacios y tiempo reales para los acuerdos y disensos

Falta de fundamentación de sus propias prácticas

Directivos y docentes con apertura dialogal

Con liderazgo y participación positivos

Democráticos, flexibles, creativos

Pertenencia institucional

Con sólida preparación para su gestión

Conocedor de la realidad del contexto

Críticos

De buenas relaciones interpersonales

Movilizadores de propuestas alternativas

Con alto compromiso frente a sus alumnos

 

Creativo

 

De fuerte lazo afectivo con sus alumnos

 

Relación entre la teoría y la práctica

 

Necesitamos analizar nuestra práctica escolar vigente. Lo que la escuela y los docentes hacemos para ayudar a aprender la E.F., a los alumnos.

Necesitamos analizar los resultados obtenidos después de determinada práctica docente.

Necesitamos una descripción lo más rigurosa posible de nuestras prácticas escolares.

Todo cambio en la enseñanza, que no parta de una descripción de la práctica escolar objetiva, rigurosamente analizada no es más que despreciable superficialidad, ya que no mejoraría la enseñanza real, empezaría pues por desconocerla, al no haberla analizado y descripto previamente.

La reflexión y los métodos que propician los cambios deben conectarse con acciones prácticas de cambios en la clase que permitan ir combinando pensamiento y acción, práctica y reflexión, hacer y hablar.