INICIO | ED. FÍSICA | DEPORTES | RECREACIÓN | VIDA EN LA NATURALEZA | JUEGOS | EVENTOS | INVESTIGACIÓN |  RECURSOS | PROYECTOS | LEGISLACIÓN | ENLACES | BIBLIOGRAFÍA | COLABORACIONES | DEINTERÉS.DOC | MISCELÁNEAS | RECONOCIMIENTOS | ENTREVISTAS | ACERCA DE... | EDITOR | CONTACTO

efydep.com.ar - Noviembre 2014

SITIOS AMIGOS

Proyecto de Acción Sin Fronteras lanzado en el 2001 con la finalidad servir en forma gratuita.

Redes sociales Educaweb

DATOS ÚTILES

Calculá tu BIORRITMO
Reglamentos
Institutos de E.F.
Entretenimientos

lanAirlines

Visitas

Estadísticas

Contacto

Edgardo Raymonda

raymonda@efydep.com.ar



 

El Club Escolar: una opción problematizadora en Educación Física

Autores: Prof. Guillermo Ossana; Prof. Fernando Aguilar

                        Alum. Darío Urquiza; Alum. David Vaez;

 

INTRODUCCIÓN

“... la formación debe contemplar junto a los saberes científicos y técnicos, los saberes prácticos, así como las prácticas mismas, que ponen en juego una cultura, un habitus, una actitudes, un “saber ser”... Se significa el proceso formativo como preparación no sólo para un futuro probable sino, fundamentalmente para lo “deseable”, que implique el tomar decisiones curriculares que son tanto conceptuales, como ideológicas y estratégicas, contemplando los saberes de referencia, junto con variados esquemas de percepción, de análisis, de decisión.” ( Perrenoud, 1994 )

 

La ponencia presentada en las 4° Jornadas de Investigación en E.F. y 2° Jornadas Pedagógicas  Provinciales en E.F., Universidad Nacional de Río Cuarto, 4 y 5 de agosto de 2005, trata de un proyecto de transferencia universitaria, que se viene implementando desde el año 2002 con la intervención de docentes y alumnos del Profesorado de Educación Física, aprobado por la Secretaría de Extensión de la UNRC, llamado “El Club Escolar”.

Este tiene como intención, el acercamiento a una institución educativa -IPEM[1] 314-, para el logro de una intervención educativa solidaria y comprometida, en tanto  sujetos sociales involucrados en la realidad actual, valiéndonos de las diferentes estrategias pedagógicas que posibilita la Educación Física.

            Nuestra posición, que sustenta el abordaje del trabajo, está orientada ideológicamente desde las teorías critica-reproductivistas y de la resistencia, a partir de una concepción problematizadora de la práctica educativa (Freire, 1970). 

En este sentido, a manera de marco general que contextualiza el proyecto, se considera la realidad actual que vive nuestro país, sobre todo en los sectores más desprotegidos, producto de la globalización, polarización de las riquezas, apropiación de las raíces culturales y de los derechos al trabajo, vivienda, salud y alimentación, que provoca situaciones de explotación y opresión de los cuerpos de los alumnos de dicha institución.

 “Decir que los hombres son personas, y como personas son libres, y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa” (Freire, 1970)

Introducirnos en las entrañas de este tejido social, implica desde nuestra postura, descubrir el grado de resistencia como una función reveladora que contenga una crítica de la dominación y ofrezca las oportunidades teóricas para la autorreflexión y la lucha en el interés de la emancipación propia y social (Giroux, 1990)

“...la sociedad y la educación actuales presentan muchos más motivos para que los profesores y profesoras adoptemos una postura crítica. Ahora ya no se muere de hambre una persona cada dos segundos, como en 1968; ahora se muere de hambre un chico cada dos segundos. Ahora la diferencia no está entre trabajar con la cabeza o con las manos, sino entre trabajar o estar en el paro. Ahora ya no se utiliza el principio de igualdad de oportunidades como máscara de las desigualdades, sino que con el motivo de la diversidad se abandonan las finalidades formalmente igualitarias de la enseñanza” [2]

 

ABORDAJE DEL CONTEXTO SOCIO-CULTURAL

            Hablar o escribir es siempre una acción de contexto, se lo hace desde cierto “lugar social”, a partir de una historia, una memoria y una identidad, individual y colectiva. La palabra se trama con la constitución de las subjetividades, es decir con lo que somos en tanto sujetos humanos concretos.

Del mismo modo, las valoraciones acerca de las culturas corporales, aquellos movimientos, gestos, acciones motrices, que se acreditan como capitales culturales a enseñar, como también sus ausencias, sus desvalorizaciones, están sostenidas desde determinados lugares sociales.

Hoy asistimos a un escenario mundial con un crecimiento exponencial de la producción y, al mismo tiempo, a un proceso de pauperización que crece a ritmos acelerados, de la mayor parte de la humanidad. Ambos fenómenos están indisolublemente unidos.

Esta polaridad dramática se inscribe en la lógica misma del desarrollo del sistema capitalista: desigualdad entre países ricos y países pobres (antagonismo centro-periferia) y desigualdad al interior de los espacios nacionales (explotación de las mayorías populares por una minoría que se apropia del producto del trabajo y de los recursos). El capitalismo  está centrado en una dinámica del trabajo social, de acumulación y de destrucción del mundo social y natural.

Es necesario remarcar que un componente central de esta dinámica de acumulación es la polarización[3]. La lógica de la mundialización no es más que aquella de la organización de un apartheid a escala mundial.[4]

Para clarificar aún más esta situación es importante rever algunos datos:

*  En el 10% de las viviendas indigentes del País, residen aproximadamente 5,8 millones de argentinos que disponen de apenas 54 pesos para subsistir. Los hogares opulentos están habitados por 2.4 millones de personas que pueden darse el lujo de gastar, cada una, 1.676 pesos por mes.

*  Según investigadores de la UN de Cuyo, el 52% de los jóvenes mendocinos comprendidos entre los 15 y 24 años no asisten a ninguno de los ciclos de Enseñanza, y sólo el 4% llega a la Universidad.[5]

*  Según el mismo organismo, datos publicados en el segundo semestre del 2003, del total de población en Argentina de 3 ó más años de edad, más de 1.900.000 personas no asistieron nunca a la escuela. En la provincia de Córdoba, fueron 133.522 las personas no escolarizadas.

*  En cuanto a la línea de pobreza, el Gran Río Cuarto cuya población suma hoy 175.000 habitantes se encuentran por debajo de la medición nacional, alcanzando un 42,6 por ciento. En cuanto a la indigencia, hoy hay casi 7.500 hogares indigentes lo que representa al menos 24.000 personas que no llegan a cubrir sus necesidades básicas de alimentación” [6]

 

En este contexto delineado por el auge de las políticas neoliberales se hace necesario el planteamiento de la educación desde una perspectiva necesariamente crítica,  comprometiendo nuestros esfuerzos tanto de formación como de acción hacia la construcción de una teoría de la resistencia[7] que debe plantearse dentro de la institución, entendiendo que los alumnos deben participar socialmente, y que esta participación trasciende la escuela a la que pertenecen.

Pero una resistencia que merezca tal denominación debe asumir compromisos en los nuevos escenarios educativos que plantea la exclusión, creando instancias criticas que posibilite a los sujetos, medios, herramientas y situaciones mediante las cuales puedan construir acciones de lucha.

Posicionados desde la resistencia y siendo la esperanza el sentimiento fundante de nuestro andar, creemos que la síntesis del análisis que realizamos debe orientarse a una intervención desde la educación física que intente crear nuevos espacios.

Los sectores populares en situación de exclusión representan una instancia silenciosa a la hora de las demandas sociales, principalmente a la hora de la educación, en pos de resolver las situaciones de urgencia y emergencia, la fuerza colectiva que logre resistir a la desarticulación y división sistemática que los grupos de poder le impondrán, ha de permitir un comienzo de transformación radical al sistema imperante.

 Actualmente, donde se agudizan las desigualdades, la exclusión y la fragmentación social, consideramos prioritaria la integración de la Universidad con otros sectores de la comunidad en pos de  compromiso social y  democratización del conocimiento” (Ceballo y otros, 2003[8])

 

Según nuestro parecer, en coincidencia con algunos autores[9], a partir de la última Reforma Educativa en la década del 90, se agudizaron las desigualdades y la expulsión de los alumnos del sistema educativo. Escondiéndose tras una virtual neutralidad ideológica, la descentralización y desregulación del Estado por cuestiones educativas, terminó aterrizando en los cuerpos de aquellos sectores tan oprimidos como olvidados.

“Siguiendo a Beltrán Llavador (1995) podemos decir que en este modelo de regulación no hay desaparición total de reglas dejando la educación a entera merced del mercado, sino ocultación de ellas, lo que significa que no se manifiestan pero se incorporan a otros mecanismos de regulación, en nuestro caso, al currículo y a la evaluación que controla a éste” (Macchiarola, 2003).

Por eso, es necesario aunque no suficiente, introducir el debate esclarecedor en EF. A partir de él podremos

“(...) identificar y tornar visible el discurso neoliberal, por el cual produce y crea una ‘realidad’ que acaba por tornar imposible la posibilidad de pensar en otra” (Da Silva en Rozengardt, 1999).  

UNA EDUCACIÓN FÍSICA QUE INCOMODA

            Plantear a la Educación Física como una disciplina que incomoda implica posicionarla dentro de paradigmas críticos que intervengan sobre los cuerpos sociales desde una mirada política e ideológica en la que se desarrolla el acto educativo.

            Incomoda por que intenta desvelar lo oculto de nuestras prácticas, de algún modo auto asignarnos la responsabilidad de mostrar una alternativa más integral, conscientemente más ideológica, más humana, intentando teorizar y accionar sobre una Educación Física que se aleje definitivamente de modelos instituidos hegemónicamente sobre racionalidades cognitivas instrumentales. Podríamos decir, con Ghiraldelli,  construir una EF popular:

“La EF popular no se pretende ‘educativa’, en el sentido en que tal palabra es usada por las demás concepciones. Ella entiende que la educación de los trabajadores está íntimamente ligada al movimiento de la organización de las clases populares para el embate de la práctica social, o sea, para el enfrentamiento cotidiano impuesto por la lucha de clases” (Ghiraldelli, 1988)

 

Recuperar el concepto de popular en educación física hace que pongamos en juego nuestra propia historia disciplinar, y escolar e inclinemos la balanza hacia los sectores que estuvieron y siguen estando desatendidos por el sistema educativo.

“La educación popular se plantea, entonces, como un esfuerzo en el sentido de la movilización y de la organización de las clases populares con vistas a la creación de un poder popular” (Freire, P.,1985:59)

 

Desde el Club Escolar, se comprender esta realidad, construir nuevos escenarios sociales y educativos, en pos de nuevas prácticas que permitan la reflexión y la construcción de habitus más cercanos a expresiones culturales liberadoras.

También sostenemos que una Educación Física que incomode deberá plantear ineludiblemente una nueva relación entre teoría y práctica, entre pensamiento y acción. Decididamente alejados de racionalidades técnicas que buscan revalorizar la EF tras discursos tan críticos como incapaces de transformaciones concretas, nos sumamos a la búsqueda de racionalidades más integrales, más humanas, más emancipadoras.  Esto sólo es posible       “... hacerlo a través de la praxis auténtica; que no es activismo ni verbalismo, sino acción y reflexión” (Freire, 1970).

Creemos que es menester construir colectivamente una EF que colabore a desarrollar una conciencia crítica, una mayor sensibilidad social, como también un mayor compromiso socio-creativo.

 “Desde el renacimiento se anuncia incesantemente la liberación del cuerpo, pero los procesos sociales concretos marchan en el camino de una descorporalización de las relaciones sociales” (Cartoccio, 2004)

 

EL CLUB ESCOLAR: UNA OPCION, UN DESAFIO.

Desde el ámbito segurizante y de contención que brinda la institución escolar –Ipem 314-  se intenta optimizar  las ofertas de actividades lúdico-motrices, como espacios de interacción que promueven la formación, sumando el trabajo en redes de inclusión comunitaria,  para que se  extienda a la comunidad barrial de la zona a través de acciones y agentes multiplicadores.

En este sentido, si bien la necesidad de manifestar libremente el espíritu lúdico es un derecho de cada niño, se estima que en los ámbitos socioculturales más desprotegidos como los que enmarcan este proyecto, debe ser responsabilidad y obligación ineludible de los adultos garantizarlo desde una propuesta pedagógica de calidad.

La intervención que se propone, no implica el situarse en una posición exterior,  sentida como superior; en calidad de “inclusores” de cierta forma de vida, hábitos, costumbres, desvalorizando el espacio, contexto, historia, cultura, en los que se interviene.  Por lo contrario, las estrategias contemplan desde el inicio del proyecto, el respeto hacia  la cultura del barrio y la opinión de los beneficiarios para la construcción de programas de acciones cooperativas  con distintos actores sociales.

Dado que una de las funciones de la universidad es el contribuir a la construcción de alternativas sociales a la exclusión con proyectos de extensión, de desarrollo social  y solidario,  resulta relevante la posibilidad de coadyuvar con el proyecto al fortalecimiento de la identidad institucional del citado centro educativo dentro del contexto barrial, permitiendo  la contención de la  población a la que va dirigido, mediante la institucionalización de  espacios de encuentros organizando un “Club Escolar”.

Si bien los beneficiarios directos son los alumnos que concurren al Centro Educativo - alrededor de 200-  se considera de suma importancia la participación en el proyecto de los alumnos del Profesorado de Educación Física puesto que el mismo promueve procesos de  formación para la intervención activa frente a problemáticas sociales de marginalidad y exclusión como la que se abordan, que remiten a la práctica educativa como práctica social, al desafío ético y al compromiso que ello implica.

 

Referencias bibliográficas

 

Cartoccio, E. 2004. “Efectos culturales de la proliferación de los gimnasios en la década de 1990”. En www.efdeportes.com Año 10. Nº 78.

 

Di Capua, A. 2005. Un tema convocante para la reflexión e intervención en la educación física escolar: nuevas asignaciones de sentido a las prácticas. www.efdeportes.com Año 10. Nº 82.

 

Freire, P. 1970. Pedagogía del Oprimido. Siglo veintiuno editores. Bs. As.

 

Ghiraldelli, J. “Educacao Física Progresista. A pedagogía Crítica-social dos conteúdos y a Educacao brasilera”. De. Loyola, Brasil.

 

Giroux, H. “Teoría y resistencia en educación- una pedagogía para la oposición”. Siglo Veintiuno Editores-

 

López Pastor y otros. “Posibilidades, propuestas y experiencias para avanzar hacia una E.F. Crítica” Artículo publicado  www.ssedf.sep.gob.mx/dgef

 

Macchiarola, V. 2003. Planes de Estudio para la formación de Profesores en Docencia Universitaria. Miradas críticas y prospectivas. UNRC

 

Mendel, G. 1994. La sociedad no es una familia. Paidós. Bs. As.

 

Paglilla, R. 2000.  La Educación Física escolar: redefiniendo espacios de acción, en una Escuela Media inserta en una comunidad barrial carenciada. www.efdeportes.com  

 

Paglilla, R y E. Perrone 2001. El nuevo perfil de la Institución Escolar inserta en las comunidades barriales carenciadas: de la animación institucional hacia la comunidad barrial. www.efdeportes.com

 

Rozengardt, R. 1999. “La educación física en los escenarios de la transformación educativa ¿Nuevas prácticas o nuevos discursos? .En www.efdeportes.com

Samir, Amin. 1996. Los desafíos de la mundializacion. Edit. Siglo XXI

 

- - - 2001 ¿Mundializacion  o apartheid a escala mundial?. Pasado y presente  Siglo XXI. Año III. Nº3

Sassi, E. 1999. La búsqueda de nuevos sentidos.  CIP y SeAP. Córdoba.

 


[1] Instituto Provincial para la Enseñanza Media

[2] López Pastor y otros. “Posibilidades, propuestas y experiencias para avanzar hacia una E.F. Crítica” Artículo publicado  www.ssedf.sep.gob.mx/dgef

[3] Samir, Amin. 1996. Los desafíos de la mundialización. Edit. Siglo XXI

[4] Samir Amir. 2001 ¿Mundializacion  o apartheid a escala mundial?. Pasado y presente  XXI. Año III.nº3

[5] Diario “Los Andes”, 23 de septiembre de 2004.

[6] Datos INDEC no actualizados.

[7] Giroux, Henri. A, “Teoría y resistencia en educación- una pedagogía para la oposición”. Siglo Veintiuno Editores-

[8] «Ser docente de educación Física hoy; incertidumbres, certezas y desafíos» Ceballo, Fernandez, Ledesma, Matozza, Martins, Podlubne

[9] Ej. María Teresa Lucero en www.pelotadetrapo.com.ar